Un punto de inflexión: concluye la primera edición de la Cumbre sobre Energía Nuclear en Bruselas

La energía nucleoeléctrica siguió ganando impulso mundial con la celebración en Bruselas de la primera Cumbre sobre Energía Nuclear, en la que se reunieron líderes mundiales de más de 30 países y la Unión Europea (UE). Esta cumbre histórica, la primera reunión de alto nivel del mundo dedicada enteramente a la energía nuclear, se celebró justo después de que la energía nuclear cobrara una importancia histórica el pasado mes de diciembre en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP28).

Representantes de alto nivel de decenas de países subrayaron la importancia de utilizar la energía nucleoeléctrica para lograr la seguridad energética, cumplir los objetivos climáticos e impulsar el desarrollo sostenible. Un aumento de la financiación, el desarrollo de los recursos humanos y un apoyo más proactivo a los países que se incorporan al ámbito nuclear fueron los elementos considerados clave para el éxito a largo plazo.

En su discurso de apertura, el Director General del OIEA, Rafael Mariano Grossi, que copresidió la Cumbre junto con el Primer Ministro de Bélgica, Alexander De Croo, subrayó la necesidad de tomar acción. “No basta con reconocer que la energía nuclear es necesaria. Los líderes políticos tienen que fomentar entornos que favorezcan el desarrollo nuclear. Si no se toman medidas decisivas, el potencial de la energía nuclear para apoyar la transición verde podría perderse”. El Sr. Grossi también intervino en un evento paralelo del Centro Común de Investigación (CCI) el pasado miércoles, así como en una charla informal organizada por la Nuclear Threat Initiative.

Fotografía: D. Calma/IAEA

En sus declaraciones, jefes de Estado y otros representantes nacionales de alto nivel destacaron la situación de la energía nuclear en sus países y enumeraron factores importantes para cumplir los plazos de la transición hacia una energía limpia, incluidos enfoques tecnológicamente neutros, como leyes y reglamentos que no favorezcan una fuente de energía limpia frente a otra.

“Nuestro desafío es estar a la altura en la lucha contra el cambio climático y reducir nuestras emisiones de CO2, mejorar nuestra soberanía garantizando nuestra energía y mejorar nuestra competitividad para crear empleo al mismo tiempo”, declaró el Presidente de Francia, Emmanuel Macron. Actualmente, la energía nucleoeléctrica representa en torno al 25 % de la producción mundial de electricidad con bajas emisiones de carbono, pero su despliegue deberá aumentar considerablemente en las próximas décadas para que el mundo logre cero emisiones netas de carbono de aquí a 2050. En la COP28 celebrada el año pasado, la energía nucleoeléctrica se incluyó, por primera vez, en el balance mundial, un acuerdo final en el que se evalúa en qué punto está el mundo en cuanto a la consecución de los objetivos del Acuerdo de París de 2015 y cómo podrían corregirse las deficiencias. En total, 22 países acordaron trabajar para triplicar la capacidad de energía nucleoeléctrica de aquí a 2050 y, desde entonces, otros tres países han suscrito el compromiso.

“La Cumbre constituye un punto de inflexión en relación con el futuro de la energía nuclear civil —manifestó el Ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Hakan Fidan—. Cuando esté plenamente operativa, la central nuclear de Akkuyu satisfará el 10 % de nuestra demanda de electricidad. Nuestro objetivo es aumentar este nivel construyendo más centrales convencionales y reactores modulares pequeños”.

“Durante mucho tiempo, muchos de nosotros tuvimos reservas… pero los tiempos han cambiado, la tecnología de seguridad ha evolucionado y, por supuesto, nuestras opiniones sobre la urgencia de un futuro sin combustibles fósiles han cambiado radicalmente en las últimas décadas —explicó Mark Rutte, Primer Ministro de los Países Bajos—. Es cierto que, para que la transición prospere, necesitamos todas las fuentes de energía sin emisiones de carbono que podamos conseguir, pero también necesitamos una fuente que esté disponible llueva o haga sol. Y esa es la energía nuclear”.

En vísperas de la Cumbre, el Sr. Grossi, el Sr. De Croo y la Ministra de Energía de Bélgica, Tinne Van der Straeten, se reunieron con más de 70 jóvenes activistas defensores de las tecnologías nucleares y renovables para hablar sobre el papel de la energía nucleoeléctrica en la transición hacia una energía limpia.

“Para lograr emisiones netas cero es necesaria la energía nuclear, ya que es la única que nos llevará a una descarbonización completa —dijo el Sr. De Croo en el evento dirigido a la juventud—. Necesitaremos muchas energías renovables, pero también mucha energía nuclear”.

La Comisión Europea acaba de poner en marcha la Alianza Industrial Europea sobre Reactores Modulares Pequeños (SMR) para contribuir a acelerar el desarrollo y despliegue de esta tecnología. “El análisis del OIEA nos dice que las inversiones deben acelerarse en esta década y alcanzar nuevas cotas en el decenio de 2030 para cumplir los objetivos del Acuerdo de París —expresó la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen—. Para ello es necesario el apoyo de los gobiernos, a fin de garantizar la disponibilidad de financiación y que la contribución de la energía nuclear a la seguridad eléctrica se valore y remunere como corresponde».

“Hoy puedo asegurarles que vuelve la energía nuclear, y que vuelve con fuerza», enunció Fatih Birol, Director Ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía, haciéndose eco de las proyecciones de su organización que indican que la generación de energía nucleoeléctrica alcanzará un máximo histórico en 2025.

Asimismo, representantes de la industria proclamaron en una declaración conjunta su disposición a apoyar las iniciativas gubernamentales encaminadas a ampliar la energía nucleoeléctrica. Se comprometieron a colaborar estrechamente con los gobiernos interesados y a apoyar la explotación continuada de las instalaciones de energía nucleoeléctrica existentes, la construcción de nuevas instalaciones y el desarrollo de la infraestructura nuclear.

“La energía nuclear es esencial para hacer frente a la crisis climática y construir una economía energética limpia, resiliente y fiable, tanto en los Estados Unidos como en el resto del mundo”, afirmó John Podesta, Asesor Principal del Presidente para la Innovación e Implementación de Energía Limpia en los Estados Unidos de América.

En cuatro mesas redondas se trataron temas como el mantenimiento y la ampliación de la capacidad nuclear, los avances tecnológicos, las innovaciones en el ciclo del combustible y la facilitación de un mercado de energía limpia equitativo mediante mecanismos de financiación.

Melanie Nakagawa, Directora de Sostenibilidad en Microsoft, habló de la importancia de impulsar la demanda de electricidad limpia mediante asociaciones empresariales. “Como compañía tecnológica, nuestra función es ser una señal de demanda para todas las tecnologías eléctricas sin emisiones de carbono, incluidas las tecnologías emergentes, desde los SMR hasta los reactores avanzados y la fusión, también para nuestros proveedores”. A principios de esta semana, Microsoft, Google y la empresa siderúrgica Nucor anunciaron una colaboración para producir electricidad sin emisiones de carbono. “En definitiva, desde los reactores avanzados hasta la tecnología de fusión, pasando por la energía geotérmica avanzada y el almacenamiento de energía de larga duración: se trata de ver cómo todos estos agentes se insertan en el mercado para ofrecer el suministro que necesitamos, de tal modo que podamos cumplir nuestros objetivos”, explicó.

También asistieron a la Cumbre un alto representante y dos ejecutivos de Google.

En la Cumbre también se abordó la necesidad de que los gobiernos colaboren con la industria para desplegar la energía de fusión. “Creo que la viabilidad de la fusión nuclear como fuente de energía quedará demostrada en un plazo relativamente corto: en diez años —afirmó Pietro Barabaschi, Director General del Reactor Termonuclear Experimental Internacional (ITER)—. Ahora bien, lograr la viabilidad como fuente de energía fiable requiere mucha imaginación. Para ello hará falta un programa de desarrollo de la fusión a nivel mundial”.

Representada en la Cumbre por Zhang Guoqing, Vice Primer Ministro de la República Popular China, Liu Jing, Vicepresidente de la Autoridad de Energía Atómica de China, y Shudong Cao, Vicepresidente de la CNNC, China aspira a alcanzar unos 400 GW(e) de capacidad nucleoeléctrica instalada de aquí a 2060; una cifra que supera la capacidad del actual parque mundial de reactores. Según el Sr. Cao, la expansión de China incluirá una combinación de tecnologías, desde grandes reactores convencionales hasta reactores innovadores como el HTR-PM, un reactor modular pequeño de alta temperatura refrigerado por gas que China puso en funcionamiento el año pasado. “La energía nuclear posee ventajas que la hacen única para combatir el cambio climático y garantizar la seguridad energética”, afirmó el Sr. Guoqing.

“La Cumbre sobre Energía Nuclear debe ser un punto de inflexión para la energía nuclear; un llamamiento a la inversión mundial en todas las economías —dijo el Sr. Grossi—. El OIEA, nacido de una visión de la energía nuclear al servicio de la paz y la prosperidad, está aquí para apoyar esta transición”.

En Moscú, Bolivia exhibe la tecnología nuclear que implementa en El Alto

El pabellón hace un recorrido por los inicios de la investigación acerca de los reactores nucleares, hasta la aplicación de la tecnología nuclear con fines pacíficos.

Los avances de la tecnología nuclear en Bolivia  se exponen en el Pabellón Atom VDNJ en Moscú, un espacio sobre el desarrollo de la ciencia nuclear en Rusia. Los diferentes proyectos que forman parte de la Agencia Boliviana de Energía Nuclear del país están instalados o en proceso de implementación en Parcopata, ciudad de El Alto.En el pabellón Atom, que es parte de un parque recreativo ubicado en el norte de la capital rusa, se encuentra información interactiva de la Red de Centros de Medicina Nuclear y Radioterapia, el Ciclotrón Radiofarmacia y el Centro Multipropósito de Irradiación que se implementaron en Bolivia con la empresa rusa Rosatom, además, del reactor de investigación que está en construcción.El trabajo que hizo la inteligencia rusa en la década de los ’40 para descubrir la bomba atómica y los científicos que dieron los primeros pasos son abordados en este espacio temático.Asimismo, los visitantes pueden apreciar el primer reactor ruso y la bomba Zar, los modelos a escala del primer submarino atómico ruso K39, el automóvil atómico Ford nucleon, el dirigible, el avión supersónico, entre otros proyectos impulsados por la energía nuclear.Además de un reactor de nueva generación desarrollado por este país.

En el edificio se reflejan también los nuevos fines pacíficos de la tecnología atómica, como en áreas de la medicina, medio ambiente, agricultura, entre otros ámbitos.

Irradiación industrial para un mundo mejor

Es probable que en el futuro los aceleradores absorban gran parte del crecimiento del mercado de la irradiación gamma tradicional.- Paul Wynne, Presidente y Director General de la Asociación Internacional de Irradiación.

aun que hay quien entra en pánico al oír la palabra “radiación”, la irradiación ha desempeñado un papel invisible, beneficioso y a menudo vital en la industria y la inocuidad de los alimentos durante más de 100 años. Ya sea aplicada a la esterilización de dispositivos médicos, a la desinfección de productos frescos o al refuerzo de polímeros industriales, las tecnologías de irradiación son una parte esencial del mundo moderno.

Para comprender mejor la importancia de la irradiación industrial y conocer la evolución de sus tecnologías, hablamos con el Sr. Paul Wynne, Presidente y Director General de la Asociación Internacional de Irradiación (IIA).

La IIA es una organización sin fines de lucro formada por empresas, institutos de investigación, universidades y organismos gubernamentales de todo el mundo, que presta apoyo a la industria de la irradiación y la comunidad científica en todo el mundo.

P: ¿Dónde ha tenido más repercusión la irradiación industrial basada en aceleradores y hacia dónde cree que se dirige esta tecnología?

R: Los aceleradores se utilizan en el ámbito industrial para mejorar las propiedades de los polímeros desde hace unos 60 años. Una de las principales aplicaciones es el tratamiento de los aislantes de los cables para aumentar su resistencia a las altas temperaturas, lo que contribuye a la seguridad contra incendios y la durabilidad de los equipos. Existen muchas otras aplicaciones basadas en otras modificaciones químicas inducidas por haces de electrones, como la creación de compuestos de madera y plástico para pisos o la fabricación de las espumas utilizadas en la industria automotora. Muchas de estas aplicaciones están patentadas y se aplican en centros de fabricación.

La llegada de los aceleradores de alta potencia amplió la gama de productos que podían procesarse, lo que hizo posible que la tecnología compitiera con la irradiación gamma emitida por el radioisótopo cobalto 60. Entre los nuevos productos que podrían tratarse están la esterilización de dispositivos médicos y envases, ingredientes farmacéuticos y cosméticos, así como el control microbiano de los alimentos. Sin embargo, la irradiación gamma ha seguido predominando en estas aplicaciones hasta la fecha.

P: ¿Existe un cambio de la irradiación con fuentes radioactivas hacia las tecnologías basadas en aceleradores?

R: Hay un elemento que motiva este cambio y que principalmente tiene que ver con la esterilización de dispositivos médicos. La demanda de estos dispositivos, y por lo tanto de su esterilización, está aumentando a gran velocidad. La irradiación es el método preferido para un poco menos de la mitad de todos los dispositivos que requieren esterilización a escala mundial. En más del 80 % de estos casos se utiliza la esterilización gamma. Diversas circunstancias, algunas de las cuales podrían ser temporales, han impedido en los últimos tiempos que la oferta de cobalto 60 siga el ritmo del aumento de la demanda. Los fabricantes de dispositivos médicos no suelen tener preferencia por un método u otro, simplemente quieren que sus productos estén bien esterilizados.

La esterilización gamma a partir de fuentes de cobalto 60 tiene dos grandes virtudes: su sencillez y fiabilidad. Los aceleradores también tienen ventajas: solo se necesita electricidad para que funcionen y se puede detener la emisión de radiación ionizante. Las fuerzas del mercado decidirán cuál de estas tecnologías predominará en el futuro, pero, por el momento, es importante que todas ellas sigan estando disponibles porque todas son necesarias para satisfacer la demanda de esterilización.

Cabe señalar que, en términos de capacidad de tratamiento, todo lo que se puede tratar con los aceleradores de electrones puede tratarse también con radiación gamma, pero no al revés. Sin embargo, algunos aceleradores pueden estar equipados con un blanco metálico que convierte el haz de electrones en rayos X, que tienen características similares a la radiación gamma.

P: La demanda de aplicaciones industriales basadas en aceleradores está creciendo, especialmente en los países en desarrollo. ¿Qué desafíos deben superar estas tecnologías para que sean más accesibles?

R: Es probable que en el futuro los aceleradores absorban gran parte del crecimiento del mercado de la irradiación gamma tradicional. Aunque el número de proveedores de aceleradores supera el de proveedores de cobalto 60, sigue siendo de una docena más o menos en el caso de las máquinas de alta energía y de alta potencia, y muy inferior para los aceleradores con capacidad de rayos X. El desarrollo de sistemas de rayos X sigue siendo limitado, pero está creciendo rápidamente partiendo de un nivel bajo.

En muchos países en desarrollo no se han adoptado todavía los aceleradores de forma significativa debido principalmente a la elevada inversión necesaria, la complejidad de los aparatos en comparación con los irradiadores gamma y la falta de disponibilidad de un suministro eléctrico abundante y estable. Los recursos humanos, las limitaciones financieras y el cumplimiento de los requisitos de seguridad son obstáculos que probablemente podrían superarse con mayor facilidad que los problemas relacionados con la infraestructura y el tamaño del mercado. Por el momento, no parece que la tecnología basada en aceleradores sea adecuada para todos los países en desarrollo.

P: La IIA y el OIEA colaboran en diferentes iniciativas, por ejemplo, en conferencias y talleres internacionales para jóvenes investigadores. ¿Cómo contribuye esto a aumentar el uso de la tecnología de aceleradores?

R: Los objetivos de la asociación coinciden con algunos de los del OIEA. En cuanto a la promoción de los usos seguros y beneficiosos de las tecnologías de la radiación, la IIA es tecnológicamente neutral. Mientras que las contrapartes del OIEA son los gobiernos y sus organismos, la IIA representa principalmente al mercado de la irradiación industrial. La IIA colabora con el OIEA en un número de iniciativas cada vez mayor.

P: ¿Qué avance en el ámbito de la irradiación industrial basada en aceleradores lo entusiasma más? ¿Sería revolucionario?

R: Un nuevo enfoque muy prometedor es la irradiación con electrones y rayos X de baja energía. Basada en el uso de aceleradores o lámparas emisoras en miniatura, esta innovación podría poner la irradiación al alcance de los fabricantes de muchos sectores. La penetración de los rayos de baja energía en los materiales limita las posibles aplicaciones, pero los emisores tienen la ventaja de ser compactos y pueden integrarse en las líneas de fabricación. Las aplicaciones iniciales incluyen la esterilización de jeringas antes del llenado en la industria farmacéutica y la esterilización de materiales a alta velocidad en las cadenas de envasado aséptico de leche o refrescos.

Por poner un ejemplo, una empresa de Suiza ha desarrollado una máquina para descontaminar ingredientes alimentarios que es del tamaño de un armario grande. Estos sistemas también se utilizan en el control de plagas mediante la técnica del insecto estéril, que el OIEA promueve constantemente, y para la investigación en radiobiología. Todavía es necesario ampliar el ámbito de las posibles aplicaciones, especialmente el uso de sistemas compactos de rayos X de baja energía, pero no cabe duda de que esto podría ser algo revolucionario.

Transparencia y apertura a través del derecho nuclear: Facilitar la acción por el clima

Según las proyecciones de los expertos, la capacidad nucleoeléctrica deberá duplicarse con creces en las próximas décadas para que el mundo logre alcanzar sus objetivos energéticos y climáticos. (Fotografía: Adobe Stock)

La energía nucleoeléctrica es, y será, parte de la solución para mitigar el cambio climático, ayudando a los países a alcanzar sus objetivos y apoyando el desarrollo social y económico en la transición hacia una economía mundial con bajas emisiones de carbono.

 Con la doble crisis del cambio climático y un nivel de inseguridad energética que no se veía desde la década de 1970, más países se plantean la posibilidad de incorporar la energía nucleoeléctrica.

 Wolfram Tonhauser, Jefe de la Sección de Derecho Nuclear y de los Tratados de la Oficina de Asuntos Jurídicos del OIEA

Aun así, la tecnología nuclear se enfrenta a desafíos únicos relacionados con la comprensión y la aceptación por parte del público, y no siempre se la juzga sobre una base puramente científica. Para cumplir los objetivos climáticos será necesario un cambio en la percepción pública, así como una explicación de los hechos científicos. Según las proyecciones de los expertos, la capacidad nucleoeléctrica deberá duplicarse con creces en las próximas décadas para que el mundo logre alcanzar sus objetivos energéticos y climáticos. En algunos países la percepción ya está cambiando. En Alemania, por ejemplo, según una encuesta reciente de Der Spiegel, el 67 % de los alemanes encuestados está a favor de que sigan funcionando los tres reactores nucleares de potencia que quedan en el país durante los próximos cinco años, mientras que el 41 % está a favor de construir nuevas centrales nucleares.

“Con la doble crisis del cambio climático y un nivel de inseguridad energética que no se veía desde la década de 1970, más países están estudiando la opción de la energía nucleoeléctrica”, dice Wolfram Tonhauser, Jefe de la Sección de Derecho Nuclear y de los Tratados de la Oficina de Asuntos Jurídicos del OIEA. Para muchos países, la introducción de la energía nucleoeléctrica en la matriz energética representa una importante contribución a sus objetivos de mitigación del cambio climático, y el éxito de muchos de los programas y proyectos dependerá en gran medida de la apertura y la transparencia para apoyar la toma de decisiones basada en el conocimiento.

Derecho nuclear para la apertura y la transparencia

La energía nucleoeléctrica es una esfera intersectorial del derecho nuclear que está creciendo en importancia conforme los países descarbonizan su matriz energética. Los principios de apertura y transparencia son evidentes y se reflejan en diversos ámbitos del derecho nuclear, tanto a nivel nacional como en los instrumentos internacionales del derecho nuclear y sus mecanismos, procesos, acuerdos y canales conexos para la cooperación multilateral de los Estados.

A nivel internacional, por ejemplo, la Convención Conjunta sobre Seguridad en la Gestión del Combustible Gastado y sobre Seguridad en la Gestión de Desechos Radiactivos (Convención Conjunta) reconoce de forma explícita la importancia de informar al público sobre las cuestiones relativas a la seguridad en la gestión del combustible gastado y los desechos radiactivos. Durante el proceso de selección del emplazamiento de las instalaciones de gestión de desechos radiactivos propuestas, cada Parte Contratante debe establecer y aplicar procedimientos que garanticen la disponibilidad pública de información sobre la seguridad de las instalaciones. Este tema también se aborda en instrumentos de derecho ambiental que se entrecruzan con el derecho nuclear, como la Convención sobre el Acceso a la Información, la Participación del Público en la Toma de Decisiones y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales de la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas (CEPE).

Algunos de los mecanismos y canales existentes son obligatorios y periódicos, establecidos sobre la base de los instrumentos jurídicos internacionales pertinentes. Por ejemplo, hay informes nacionales y exámenes por homólogos sobre aspectos de seguridad de las centrales nucleares en el contexto de la Convención sobre Seguridad Nuclear, y sobre la seguridad en la gestión del combustible gastado y los desechos radiactivos, en el contexto de la Convención Conjunta. Otros mecanismos y canales son voluntarios, como los procesos de intercambio de información en virtud de los dos Códigos de Conducta del OIEA, jurídicamente no vinculantes, sobre la seguridad de los reactores de investigación y sobre la seguridad tecnológica y física de las fuentes radiactivas.

“En ocasiones, las exigencias de apertura y transparencia deben conciliarse con la necesidad de mantener la confidencialidad de la información delicada relacionada con el material y las instalaciones nucleares, que de otro modo podría ser objeto de actos delictivos o intencionados no autorizados”, explica el Sr. Tonhauser.

Legislación nacional y apoyo del OIEA

A nivel nacional, el OIEA identifica a la apertura y la transparencia como uno de los cinco principios claves e interconectados de la participación efectiva de las partes interesadas. “Aunque algunos de los instrumentos jurídicos internacionales pueden presentar a veces lagunas con respecto a la exigencia en cuanto a transparencia y apertura a nivel nacional, esas lagunas se colman con normas de seguridad y otras orientaciones internacionales”, añade el Sr. Tonhauser.

Los marcos jurídicos nacionales en materia nuclear pueden sentar las bases de la apertura y la transparencia. Esto es evidente tanto en el contexto de la información y consulta a las partes interesadas y al público sobre los posibles riesgos radiológicos asociados a las instalaciones y actividades, y sobre los procesos y decisiones del órgano regulador, como en el contexto de la participación del público en la toma de decisiones, en particular el derecho de las partes interesadas a ser escuchadas y a participar.

En el Manual de derecho nuclearLegislación de aplicación, el OIEA establece disposiciones modelo para una legislación nuclear nacional exhaustiva que se basa en los instrumentos, normas y orientaciones pertinentes en el ámbito de la apertura y la transparencia, y propone el mínimo de lo que debe figurar en la legislación. Por ejemplo, con respecto a los reactores de potencia, las disposiciones modelo establecen que, durante los procesos de revisión, evaluación y concesión de licencias, los reguladores deben crear procedimientos destinados a informar y consultar a los miembros del público, incluidas las personas que residan en las proximidades de una instalación nuclear propuesta.

“La experiencia demuestra que la elaboración de leyes nucleares no siempre es una tarea fácil”, afirma el Sr. Tonhauser. “Por varias razones, los legisladores, incluidos los responsables políticos y de la toma de decisiones, los redactores de leyes, los abogados, los reguladores y otros funcionarios, a menudo tienen que superar varios obstáculos. Los parlamentarios también desempeñan un papel fundamental, entre otras cosas promulgando la legislación necesaria. Asimismo, deben estar informados y ser conscientes de las numerosas cuestiones existentes”.

En vista de estas cuestiones y desafíos, el programa de asistencia legislativa del OIEA ayuda a los países que se incorporan al ámbito nuclear, como Egipto y Filipinas, a crear y reforzar sus marcos jurídicos nucleares. El programa también ofrece formación en derecho nuclear y ayuda a sensibilizar a los países acerca de la importancia de adherirse a los instrumentos jurídicos internacionales pertinentes.

“Para apoyar el papel que la energía nucleoeléctrica puede desempeñar en la transición hacia un futuro basado en la energía limpia, es más importante que nunca contar con marcos jurídicos adecuados y amplios que abracen el principio de apertura y transparencia”, declara el Sr. Tonhauser.